sábado, 14 de febrero de 2015

Orishas

Orishas. Nombres, Funciones, Atributos, Sincretismo


Los Orishas no son más que los intermediarios entre la divina trilogía OloddumareOlofi-Olorum y los hombres; pues el Dios Supremo no se ocupa de los problemas humanos y para ello creó y da poder a los Orishas.
 EGGUN:  Es el  Alma o Espíritu  de  los muertos, los depositarios de los secretos del saber. El  concepto de Eggun  comprende  a  los espíritus de los antepasados, de los difuntos cercanos, de aquellos que fueron iniciados por el  mismo padrino que  tiene el creyente vivo, así  como por  otros que  pueden acompañarlo para brindarle  su apoyo, auxilio y consejos; aunque consideran que hay algunos de gente malvada que pueden ser manipulados para hacer el mal.
ELEGGUÁ-ESHU:
Es el primero de los Santos Guerreros. Una de     sus tareas principales es la de guardiero ya que, según  la leyenda, fue  una gracia que le otorgó  Olofi en recompensa a su dedicación. Todas las ceremonias comienzan  con la  invocación a  Elegguá,  el pedirle permiso para iniciarla, por lo que cualquier acción que se vaya a acometer en la vida hay que  consultarla primero  con él.  Elegguá obra como el  dueño de los caminos, quien los abre o cierra a su antojo, el que marca las encrucijadas de la vida. Tiene las llaves del destino, franquea y cierra las puertas de la felicidad o la desgracia; dueño del futuro y el porvenir. Es la personificación del azar y la muerte, por lo que se encuentra vinculado a Eshu.
La pareja  Elegguá-Eshu constituye  la expresión de  las inevitables  relaciones entre lo positivo y lo negativo. En la puerta de la casa reside Elegguá marcando con su presencia la frontera entre dos mundos: el interno de seguridad, y el externo de peligro donde reside
Eshu; y por ello, la pareja es  indisoluble  a pesar de su oposición.  Elegguá protege el hogar y cuando se presentan problemas es que ha entrado Eshu.
Elegguá es un niño, pero muy  maldito. Su collar es de cuentas alternas en color rojo y negro, que representa la vida y la muerte, el principio y el fin, la guerra y la paz. Elegguá es también la alegría, amigo de hacer bromas, de jugar con los creyentes; pero a la vez, es victimario implacable aplicando los castigos  más severos a  los que  incumplan sus designios. Si se le va a ofrendar a algún santo, primero hay que homenajearle a él. Los lunes de cada semana, y los días 3 de cada mes, antes de las doce del mediodía, se le saca de su velador, se pone un rato al sol y se le unta manteca de corojo para recibir su comida.
Una piedra de  sabana, verdadero  otán de Elegguá, con los polvos  de  Orula es lo  que usan para prepararlo; con omiero se humedece un poco de cemento en el que se mezclan otros materiales mágicos y se  modela el rostro  que  le  representa. Este  es el llamado Elegguá de masa, al que se le incorporan tres cauries para conformarle los ojos y la boca.
OGGÚN
Oggún es el segundo de los santos guerreros, uno de los más antiguos orishas, símbolo de fuerza primitiva y  energía  terrestre.  Hermano de  Changó,  Elegguá,  Ozun y  Orula. Violento y astuto. Patrón de los herreros, macheteros, mecánicos, y de los que conducen todo tipo  de vehículos. Su collar es de cuentas verdes y negras alternas. A veces una simple  herradura  o  un  clavo  de  línea  férrea  lo  representa;  sin  dudas,  una  de  las divinidades más complejas de la santería cubana.
Oggún es travieso y astuto como Elegguá,  pero más voluntarioso. Sus símbolos son el machete,  palas,  picos,  cadenas,  y  demás  herramientas  férreas.  Está  equiparado  en
Matanzas a San Juan Bautista; en otros sitios a San Pedro. Oggún vive en el  monte y tiene muchos caminos o avatares, pero en los ilé-osha o templos, lo personifican en un caldero de hierro con tres patas y herramientas metálicas de todo tipo.

OCHOSSI
Ochossi, también guerrero, es  el  representante de  la cacería y  posee como símbolo y atributo el arco y la flecha que se incorpora, personificándose dentro del mismo caldero de hierro de Oggún. Es el protector de las prisiones y “tener letra de Ochossi” significa estar en  camino  hacia   algún   problema  de  justicia.   Se  dice  que  fue  mago  y  adivino; mitológicamente  hijo  de  Yemayá  y  hermano  del  médico  por  excelencia,  Inle.  Se  le sincretiza con San Norberto. Ochossi es el mejor de los cazadores y sus flechas no fallan nunca. Su nombre completo es Ochossi Oddi Mata.

OZUN:
Mensajero  de  Obbatalá y de  Olofi,  Ozun también se  recibe cuando se entregan los guerreros; es  el  vigilante de la  cabeza de los creyentes, apoyándose  Orula en él  para tener los poderes de la adivinación y el conocimiento real y eminente. No “habla por letra de caracol (no se le consulta)” aunque siempre acompañe a los guerreros. Representa la vida misma. Su receptáculo es una copa metálica cubierta, habitualmente con una figura de un gallo en la tapa. Esta caja cerrada, que nunca debe ser abierta, contiene la carga mágica; y debe estar protegida contra eventuales caídas ya que este hecho es anuncio de la muerte o desgracias por venir de su poseedor.

extraido de www.ifaysanteria.com